Cardiopatias Estenosis aortica


Se trata de un estrechamiento localizado junto a la válvula aórtica; en las formas más graves se presenta como un anillo fibroso que obstaculiza el paso de la sangre del ventrículo izquierdo a la arteria aorta; el crecimiento de este anillo fibrosis está regulado por mecanismos genéticos.

Para conseguir impulsar la sangre más allá del estrechamiento, el ventrículo debe desarrollar presiones elevar y por este motivo se hipertrofia (aumenta su espesor).

Sin embargo, este mecanismo no consigue garantizar un flujo suficiente de sangre al
organismo y, sobre todo durante el ejercicio físico, se pueden observar episodios de síncope.
Además, el músculo cardiaco agrandado no recibe suficiente sangre y se producen fenómenos de isquemia que pueden provocar arritmias cardiacas y muerte súbita.
En otros casos, las repetidas lesiones isquémicas dan lugar a una descompensación cardiaca de rápida evolución.




Es posible realizar un primer diagnóstico indicativo mediante auscultación cardiaca: un soplo característico e identificable tanto en las formas leves, que transcurren de modo asintomático durante toda la vida, como en las formas más graves, que después de un periodo en el que no muestran signos clínicos, manifiestan todos los aspectos de la evolución de la enfermedad. Un diagnóstico, y por tanto un pronóstico más preciso, se puede realizar con el método ecocardio DOPPLER , gracias al cual es posible estimar la gravedad de la estenosis a partir de la diferencia de presión de la sangre entre el ventrículo y la arteria aorta.
  • AS1/PS1: se recomienda cruzar solo con ejemplares ASO y PSO.
  • AS2,AS3,PS2,PS3: se recomienda apartar de la reproducion.




Espondilosis


La espondilosis deformante se caracteriza por la formación de osteofitos alrededor de las placas terminales de las vértebras principalmente toráxicas y lumbares y puede afectar a uno o varios espacios intervertebrales pudiendo originar puentes entre los cuerpos vertebrales. La incidencia y tamaño de los osteofitos se incrementan con la edad, y afecta a todas las razas caninas. En gatos es de muy rara presentación y afecta principalmente a las vértebras torácicas.

La osteofitosis en la espondilosis deformante es una respuesta ósea no inflamatoria a los cambios degenerativos de los discos intervertebrales, que se caracteriza por producción ósea originada de la inserción del anillo fibroso.

Se describe, además, la espondilosis como respuesta a la protrusión ventral de disco intervertebral, y también asociada a la inestabilidad cervical del doberman y de la articulación lumbosacral de todas las razas, sin embargo no debe considerarse como diagnóstica de estas enfermedades, así como no debe considerarse como espondilosis deformante.

Signos clínicos:
Se presenta principalmente en razas grandes como el pastor alemán y otras razas como bóxer terrier airdale y cocker spaniel. Los machos son más susceptibles en una relación de 2:1 respecto de las hembras.

La incidencia aumenta con la edad, pero se puede presentar en perros jóvenes incluso antes del año cuando hay predisposición hereditaria.

La espondilosis deformante no tiene importancia clínica y es generalmente asintomático a menos que los espolones óseos puedan proyectarse dentro del canal espinal u orificios intervertebrales provocando compresión de medula o de las raíces nerviosas.

Puede existir dolor localizado en casos de fracturas de los osteofitos vertebrales y en casos avanzados se puede observar cierta rigidez de la columna y algún grado de atrofia de los músculos dorso lumbares.

Se aprecia exostosis ósea que se proyecta desde la placa terminal vertebral. La exostosis ocurre alrededor de la vértebra, sin embargo se aprecia con mayor nitidez en la vista latero-lateral de la columna.

Signos radiográficos.
Puede haber superposición de la exostosis sobre el foramen intervertebral.

La exostosis puede ocurrir a partir de sólo una placa terminal, hasta formar puentes entre uno o más articulaciones intervertebrales o formar un gran y solo puente a lo largo de un segmento o toda la columna vertebral. Según esto se puede clasificar en grados conforme a la extensión y desarrollo de la lesión:

  • Grado 0: No hay afección
  • Grado I: Se nota levemente, el ángulo vertebral parece proyectarse más de lo normal, es un cambio sutil en uno o ambos ángulos.
  • Grado II: ya se nota con toda claridad.
  • Grado III: existe la tendencia a formar puente pero no se une.
  • Grado IV : Caso grave, hay puente formado y homogéneo.

Grado I y II: apto para la reproducion.

Displasia de cadera


La displasia de cadera es una enfermedad ósea, congénita, hereditaria y degenerativa, producida por la falta de congruencia entre dos superficies articulares, la cabeza del fémur y el hueco en el que debe encajar dicha cabeza en la cadera, es decir, el acetábulo, que puede producir dolor e incluso cojera en el animal que lo padece. El origen de dicha enfermedad es multifactorial y no se puede establecer una sola causa como origen concreto de la enfermedad. Pues bien al estar demostrada una predisposición genética es obligatorio tener diagnosticado el grado de displasia para tener el apto de cría, y hoy día todos los clubes de raza llevan un control de displasia. Además existe otros factores que inciden en el desarrollo o agravamiento de los síntomas clínicos como son el sobrepeso y el ejercicio excesivo y/ o violento durante el crecimiento .Las razas más propensas a esta enfermedad son las razas grandes y las gigantes, debido a su peso y a su crecimiento en las cuales el crecimiento en los primeros meses de vida es muy acelerado. Otros factores son la alimentación , traumatismos leves pero continuados, infecciones articulares, el aporte indiscriminado de suplementos minerales como el calcio, enfermedades como el moquillo o parvo, influyen en un alto porcentaje en el grado de displasia que pueda padecer un determinado individuo. El diagnostico de la displasia se efectúa por medio de una radiografía que se realiza al animal estando este dormido. La radiografía debe efectuarse a partir del año de vida del animal, aunque dependiendo de la raza puede ser también a partir de 15 o 18 meses. Para valorar el grado de displasia se tienen en cuenta :Angulo de Norberg, Forma y profundidad del acetábulo, Forma y posición de la cabeza y cuello del fémur, Integridad de las superficies articulares, Congruencia entre ambas superficies y Alteraciones artríticas secundarias.A partir de estos parámetros la clasificación de displasia de cadera según la FCI:
GRADO A (NO signos de displasia de cadera):
- El acetabulo y la cabeza femoral son congruentes.- El borde acetabular craneolateral presenta una forma angulada y ligeramente redondeada.- El espacio articular es estrecho.- El ángulo de Norberg (NA) es aproximadamente de 105º.- En caderas excelentes, el borde acetabular craneolateral cubre la cabeza femoral en cierta medida en dirección caudolateral.
GRADO B (Proximidad a la normalidad):
- La cabeza femoral y el acetábulo presentan una leve incongruencia.- El ángulo de Norberg es aproximademente de 105º.- Se admite en esta categoría también, que la cabeza femoral y el acetabulo sean congruentes y el ángulo de Norberg sea menor a 105º.
GRADO C (Displasia de cadera leve):
- La cabeza femoral y el acetábulo son incongruentes.- Ángulo de Norberg es de aproximadamente 100º.- Leve aplanamiento del borde acetabular craneolateral.- Pueden ser admitidos como máximo leves signos de osteoartrosis en los bordes acetabulares craneal, caudal o dorsal, y en cabeza - cuello femorales.
GRADO D (Displasia de cadera moderada):
- Incongruencia evidente entre el acetabulo y la cabeza femoral con subluxación de cadera asociada.- El ángulo de Norberg es superior a 90º.- Aplanamiento del borde acetabular craneolateral.- Signos de osteoartritis.
GRADO E (Displasia de cadera grave):
- Cambios displásicos marcados en las articulaciones de las caderas, como subluxación o luxación de las mismas.- El ángulo de Norberg es menor de 90º.- Aplanamiento evidente del borde acetabular craneal.- Deformación de la cabeza femoral (puede aparecer con forma de "seta", aplanada).- Pueden haber otros signos de osteoartrosis.